3.8.20

Sentir

Es bueno dejarse sentir, cuando es necesario hacerlo. La vida nos regala, a través de los sentimientos, un espejo que nos habla a nuestras ideas del mundo y nosotros mismos. No dejarse sentir cosas buenas es obviamente malo, pero también está mal evitar que sentimientos nacidos de emociones como el enojo y la tristeza pasen por nosotros. Tenemos que preguntarnos: ¿Por qué están aquí? ¿Hacia dónde van?

Aceptarlos es parte de la vida. Pero hay un extremo opuesto, que es peor: los tomamos y no queremos dejarlos ir. Los sentimientos son como aves que pasan por nosotros, se posan por un tiempo y se van; debemos aprender a aceptarlos cuando llegan por una temporada y se van. A veces hacen un nido y se mantienen por un poco más de tiempo. Lo complicado es cuando hacemos jaulas para entretenernos con ellos, porque nos volvemos esclavos de aquello a lo que le quitamos la libertad.

No hay comentarios :