9.8.20

Camisa

Es duro decir la verdad, pero incluso más cuando se dice la verdad con amor. 

Es como cuando de niño te regalan una camisa grande: odiás recibirla pero un día vas a crecer y te va a quedar.

O quizá sea como las proverbiales heridas fieles de los amigos, que dañan pero a la vez sanan. Claro está que todo es un proceso.

Un largo proceso.

No hay comentarios :