23.4.18

Amigos

Conseguir amigos es algo complicado, en general. Pero una de las cosas más complicadas es saberlos escoger, y saber ser escogido.
La primera es menos terrible, supongo, porque se trata de nosotros principalmente. ¿Esta persona tiene algo en común conmigo? ¡Excelente! ¿Quiero ser parte de este grupo de personas que admiro? ¡Adelante! ¿Pienso en expandir mi amistad a personas menos esperadas para conocerlos mejor? ¡Qué bien!
Y claro, está el otro tipo de amigos: los que nos eligen. Sea porque buscan algo de nosotros, nos admiran, o ven algo valioso en nosotros. A veces el sentimiento no es mutuo en un inicio, y debo ser terriblemente sincero porque asumo que no soy el único, pero todos debemos de tener amigos que nos llaman sin que querramos o se unen a nuestros planes sin invitarlos.
A la vez, muchos de estos amigos que no invitamos a nuestra vida son los que siempre están para nosotros, no dicen no a un favor; son confiables en general, nos enseñan sobre lealtad y nos valoran por lo que ven en nosotros. A la larga, no todo es sobre lo que yo quiero, pero recibo mucho de todos mis amigos sin importar si yo los adopté o si ellos a mí. Pero claro, trato de recordármelo a menudo para no perder de vista que ser amigo inicia con dos personas con algo en común y termina con uno entregando lo que el otro no puede obtener; de lo mutuo a lo asimétrico.
La amistad es un pequeño subsidio para este mundo injusto.

31.3.18

Nunca-pierde

Casi, pero casi nunca escribo sobre fútbol. Primero, porque con el tiempo me hice ateo de él, y segundo, porque cuando lo veo, no dejo de pensar en lo poco que aprendí sobre él. Pero una cosa que sí quiero analizar usando al fútbol como punto de partida, es el cambio en el modo en el que la gente va disfrutando la competitividad a lo largo de los años.

Claro está que si el deporte no tuviera dinero, no sería lo que es. Pero lo sorprendente, es que hoy en día es capaz de tenerlo todo para los que pueden pagarlo: talento interminable, recursos ilimitados, una máquina gigante de propaganda y por sobre todo, la capacidad de nunca perder.

Este último me hace pensar: ¿Cómo es posible no perder? ¿Qué puedo pensar de futbolistas insuperables y cómo puedo confiar en la ilusión de la invincibilidad? Me gustaría poder identificarme con ellos, pero me parece que no hay modo de hacerlo.

Lo que sí preocupa, es la implicación social de una ilusión de este tipo: la perfección, que nos lleva a la improbabilidad y a su vez a la incapacidad de perder. Otro ejemplo de esta vía es Magnus Carlsen, el robot mágico que nunca parece perder al ajedrez, pero que no sabe lidiar con la frustación. Pero claro, esto no se limita a los deportes, sino que a muchas otras áreas como los negocios y la creatividad, que son muy competitivas hoy en día. 

¿Cómo vamos a vivir vidas reales si lo ejemplos de vida de muchos son invencibles? El fracaso no es lo peor que nos pueda pasar, después de todo.

20.3.18

Convicción

Creo que nosotros no solamente nos definimos por aquello que aceptamos, sino también por lo que rechazamos. Por eso mismo no solo debemos preocuparnos de lo que compramos en la tienda, sino también de lo que echamos a la basura.

18.3.18

Generous Senryū

When sharing freely
Giving also really means
Opening ourselves

"Cuando buscamos hacer algo por otros, también es importante darnos la oportunidad de permitirnos ser impactados por ellos." --Joe.

Querido diario

Hace mucho tiempo, cierto medio importante en el país sostuvo reuniones conmigo para tomar ideas de mi blog y publicarlas. Me acuerdo, con cierto estrés, que me ofrecieron incluso un espacio para mis publicaciones en su versión impresa. Bueno, ahora en retrospectiva creo que era más pila del periodista que estaba platicando conmigo, porque realmente nunca escuché nada serio de parte del editor. Sentí uno de las más grandes insultos a mi ego esa vez que me dijo que estaban pensando en una columna que se llamara "querido diario". "¡QUERIDO DIARIO?" pensaba mientras trataba de hacer carepóker al tipo que hablaba en serio.

Pero claro, mi yo veinteañero era un verdadero tonto y no supo apreciar la verdad de lo que me decía este tipo. Ahora veo mi blog y sí, es un diario. Y es querido. Lo que sí no llegó a ser, es famoso.

Pero así lo quiero.

16.3.18

Las manos

Ahora escuché de Giovanni (un tipo de Salcoatitán) algo muy lindo al final de una semana de trabajo: "lo que se trabaja con las manos, llega directamente al corazón". Y vaya que tiene razón: lo que se construye es valioso porque nos representa y toma parte de lo que somos.

Pero pienso que nuestra interacción con otros es un tipo de labor similar en efecto, especialmente a través del choque entre nosotros. Esas interacciones, incluso las pequeñas, nos cambian mucho. Por eso es importante impactar lo más posible a cuanta persona tengamos enfrente, si queremos recibir algo al corazón. Vale la pena.

13.3.18

Asperezas

Lo difícil de lidiar con otros seres humanos es que la irregularidad de nuestras formas hace que inevitablemente choquemos entre nosotros.

Siendo esto una regla de la vida, lo único que podemos hacer es saber cómo evitar lo más posible, y aprender a resistir los golpes para mantenernos lo más posible.

12.3.18

Future haiku

What was and was not
Are met by mystery reasons
But friend: be patient.

10.3.18

Universos colisionando

Muchos de nosotros a veces vivimos ámbitos separados de nuestra vida; puede ser el trabajo, los hobbies, los intereses frikis o cripis, o simplemente la vida privada de superhéroe. Dentro de cada uno de ellos tenemos microvidas que interactúan con nosotros: conocemos a personas y desarrollamos relaciones, ocurren eventos, creamos expectativas y metas que mueven nuestra vida, y más.

Ahora, lo difícil es reconocer que muy a menudo es imposible explicarle a personas en un ámbito sobre lo que pasa en otros. Por ejemplo, mi familia y amigos no entienden mi trabajo, y siguen preguntándose por qué sigo haciéndolo. Mis compañeros de trabajo no entienden que a veces tengo que huir de mis compromisos laborales para salvar el mundo y cosas por el estilo. Lo normal.

Realmente no los culpo, porque es difícil de explicar, pero muchas veces me gustaría poder ser más abierto a que las personas puedan ver un poco más de mi complejidad. En realidad todos me conocen bien, pero no me conocen bien en diferentes contextos, y me encantaría poder compartir eso también. Pero claro, recuerdo que los supervillanos pueden descubrir mi identidad secreta, y se me pasa.

Nice conversation haiku

No expectations
But share then more, to allure:
As if, if then, then.

4.3.18

La frustración

No hay mayor frustración en el proceso de automejora personal que encontrarse en un punto en el futuro en el que te das cuenta que no has mejorado algo a pesar de hacerlo una y otra vez. Pero la verdad es que no se debe porque no tengás la capacidad de ser mejor, sino porque no te has esforzado por ser mejor en eso. Me pasa en el arte, el deporte, la ortografía, y las relaciones personales.

Pero todavía no me desanimo del todo.

25.2.18

El paso del tiempo

Una de las cosas más curiosas que he notado a medida avanza mi vida, es que los eventos pasados parecerían estar más separados entre sí de lo que realmente estuvieron. Por ejemplo, pienso en algunos amigos de mi grupo como más nuevos o más antiguos, aunque los conocí a todos el mismo año... hace quince años. También me sucede con eventos de mi vida, especialmente los más periódicos, como años escolares, años laborales, relaciones de todo tipo y personas que he conocido.

A veces, me da la impresión de que la vida es un acordeón que se cierra y se estira con nuestras memorias, pero no con todos los puntos a la misma velocidad. A veces sentimos como si algún evento del pasado sucedió ayer, y de repente nos ponemos nos damos cuenta de lo distantes que están.

No sé, solo eso.

15.2.18

Pasar la antorcha y que te la boten

Mi plática de ahora con un estudiante en la oficina fue épica. Dice que sus amigos tienen la tradición de ir a centros comerciales a ver a los que ellos llaman "soldados caídos". Tengo que admitir que, aunque me pareció una de las cosas más ingeniosas y chistosas que he escuchado en los últimos años (entiéndanme, ya casi no publico cosas de ese género en mi blog), me pareció interesante un par de cosas.

La primera es que alguien con tanto tiempo libre para hacer algo como eso debería publicarlo en su blog. Si tuviera blog. Pero aparentemente los blogs se murieron. Bueno, a menos que sean para generar spam [levanta la mano] o para diseminar noticias falsas; ya saben, cosas importantes en la vida. Hoy en día parecería que todo el mundo publica cosas que se olvidan en una línea de tiempo difusa y confusa.

La segunda cosa es que muchos de los temas que ahora están en la plática de todos son bastante homogéneos. Y siendo sincero, no me gusta. Quizá sea ese sentir de que "en mis tiempos" las cosas eran diferentes, aunque en la práctica no sea tan así. No obstante, me da la sensación de que las conversaciones en el Internet hoy en día no utilizan las unidades meméticas como herramienta de expresión, sino como el tema mismo de discusión; un tema que, en la práctica, se repite una y otra, y otra vez [tengo que admitir que me encanta autorreferenciarme; es como poder decir "se los dije"].

Pero en fin, así es la vida.

24.1.18

Ser maitro es [1]

Escribir en el blog y terminar repitiendo la idea de hace seis meses.

Mal sueño

Una de las más recientes tendencias en todo el Internet es la de hacerte sentir miserable de tu rutina de vida, ya sea por medio del FOMO o la glamificación (es decir, hacer que la mara burra se sienta especial) en las redes sociales. Con eso, tengo que admitir que el mayor temor es el de tener que admitir que quizá, muy en el fondo, yo también caigo víctima de la cultura que he prometido despreciar. Es algo así como irte de tu país y sentirte de repente nostálgico por alguna burrada que no creías extrañar. O peor, es como cuando te enojás por alguien por hacer ruido al comer, y morder el tenedor de repente.

Por el otro lado, es bonito ser parte de una cultura tan superficial, porque te genera placeres cortos pero bonitos. Porque siendo honestos, no hay nada como babear cada vez que suena la campana de las notificaciones. Y si me perdonan, me largo para revisar mi insta.

El dilema blogger

A veces siento tantas ganas de tener gente que me lea y comente...

Pero entonces dejaría de poder poner lo que me gusta acá.

Aunque realmente nunca pongo nada.

Meh.

17.1.18

Llaves

Cuando viajo lejos, me gusta llevar las llaves de mi casa en la bolsa. No es tanto porque necesite andarlas para no olvidarlas, sino porque es, en cierto modo, la única seguridad física que tengo de que hay un lugar al cual regresar si fuera necesario.

Mi primera llave de la casa se me dio a los cinco años, en forma de un dige colgado en el cuello. No creo que haya sido porque fuera lo suficientemente responsable, sino porque no había nadie recibiéndome al volver de clases en algunos casos. En cierto modo me volví responsable de mi seguridad en una ciudad recién en posguerra, a los cinco años.

Desde entonces, sorprendentemente las perdí dos veces, la primera de las cuales no recuerdo por haber estado muy pequeño, pero sí de la segunda. Estaba fuera de casa por un tiempo, aproximadamente dos semanas, y me quedé a dormir con mi hermana. Un día regresé noche y sentí que alguien me seguía. Comencé a correr bastante rápido hasta sentirme seguro, y desde entonces nunca más volví a ver las llaves. Desde entonces las he extraviado muchas veces, viajando miles de kilómetros sin perderlas.

Finalmente, la sensación de perder las llaves es parecida a la de ir tarde en un viaje que sabés que va a durar mucho, o la de perderte: incierta y liberadora, pero a la vez nostálgica y preocupante. No sabría decidir si es algo bueno o malo, pero sí puedo admitir que sabiendo experimentarse, deja cosas buenas.