30.10.13

Ring-ding-ding-ding-dingeringeding!

It was then that the fox appeared.

"Good morning," said the fox.

"Good morning," the little prince responded politely, although when he turned around he saw nothing.

"I am right here," the voice said, "under the apple tree."




"Who are you?" asked the little prince, and added, "You are very pretty to look at."

"I represent a whore --said the fox-- to whom you might engage into a superfluous relationship on which you're expected to feel special and try to forget your annoying and fragile woman back in your country."

25.10.13

Salvadoreñismos #not

Cuando contesto en teléfono, hablo francés:
Alo?

Cuando me despido de mis amigos, hablo francés:
Salut!
 
A media conversación, hablo portugués:
Pois é, ¿en qué estábamos?

10.10.13

Absolute haiku

A gente pidiu
Conhecer a verdade.
Depois odiaram.

6.10.13

La trampa del hipsterismo

¿Ya te han dicho hipster alguna vez? Digo, si te has vestido de algún modo, o por tus gustos musicales. La vez pasada vi que alguien se había comprado una "Guía para ser hipster" impresa, y me pregunto: ¿En serio tenemos alguna idea de adónde nos lleva el verdadero hipsterismo?

Digo, porque si somos sinceros con nosotros mismos, los últimos 50 años han tenido un poco más de sentido. En cierto modo, el punk y el mundo posmoderno/nihilista dejó de creer en el mundo, y eso era divertido. El anarquismo generaba identidad, las subculturas aggro y skinhead daban valor a la identidad y a la lucha de clases; las subculturas rechazaron los valores de sus padres pero se encontraron a sí mismos en la celebración de sus debilidades y la autodefinición de su entorno social inmediato.

La escena nació y floreció durante los años y movimientos artísticos y sociales de esos años. El interés por la depreciación de la sociedad tuvo lógica en el empoderamiento de la identidd del individuo y de la valoración de la diversidad cultural y social. Es esa mezcla hipócrita entre el relativismo moral y la realidad absoluta de la verdad; como cuando nos dicen que las cosas son absolutamente correctas porque en la duda y relatividad de la mente se encuentra la certeza de la verdad --pasaba que Descartes no se dio cuenta que casualmente esa verdad resultaba ser la misma para todo mundo.

Pero el relativismo dividió al individuo en sí mismo, y nació el hipster. A diferencia del punk, el hipster dejó de creer en sí mismo. La moral se relativizó al punto de volverse un asunto individual.
The crowd is, roughly, public opinion in the widest sense—the ideas that a given age takes for granted; the ordinary and accepted way of doing things; the complacent attitude that comes from the conformity necessary for social life—and what condemns it to “untruth” in Kierkegaard's eyes is the way that it insinuates itself into an individual's own sense of who she is, relieving her of the burden of being herself [Fuente]
 La moda se volvió un asunto de relativizar al individuo al punto de volverlo un ser tan especial como él piensa que es. Porque el hipster no hace las cosas por moda, lo hace porque es especial y por medio de su diferenciación podrá cumplir su destino. Tiene interés por lo retro porque la identidad no existe dentro de un espacio temporal, canta y escribe sobre la indecisión en su pensamiento, tuitea sobre la impermanencia de su estado de ánimo como la norma (onda "Zoy una chika bipolar"), porque no existe un estado absoluto de su ser, y eso es absolutamente cierto.

Claro que la relativización de su ser lo hace más mainstream que nunca. El colmo del existencialismo popular.

Whatever haiku for you

Te dedicaré
el peor post del mundo
pues, porque YOLO.