14.7.11

Claro, exacto, preciso, correcto y completo

"Ha llegado el día--llegó diciendo mi profesor en una clase a medio ciclo--en el que nos encontramos en nuestra barca, en medio del mar. Volteamos a ver hacia atrás, y ya no se ve la orilla de donde venimos; estando a la deriva y sin nada por hacer, no nos queda más que volver nuestra mirada y seguir hacia adelante. A partir de ahora, jóvenes, se acaba el periodo de retiro de materias y ya no hay vuelta atrás. Además, a partir de esta clase ya no tomaré en cuenta la asistencia, esperando que venga solo aquel interesado en aprender".

Me volteé a ver con mi compañero: nos salimos, y nunca más volvimos a llegar.

Me arrepiento de eso, lo cual me preocupa, lo cual significa que ya llegué a la edad de las consecuencias. Es dulce y amarga a la vez.