13.3.10

El dilema

Ser amable con la gente que es amable con nosotros no es nada complicado; por el contrario, es difícil ver a los que saludan aunque no les respondan, que piden aunque no se les dé, que pregunten aunque no se les responda. En el fondo se acumula esa sensación comprendida como el peor de las torturas sociales. No está de más preguntarse por qué hay algunos que desean que la gente los vea mal, que los odien, que les deseen lo peor.

Eso es más soportable que una vida en el olvido.

No hay comentarios :