14.1.10

325/365 » e4 (?)

Uno de mis sueños de niño fue ser campeón de ajedrez, pero siempre hubo algo que nunca disfruté de ese deporte (sí, lo siento, yo sí soy un nerd y pienso que es deporte): la memorización. Si alguien pensó que para ser bueno en ajedrez solamente era necesario ser inteligentísimo y tener una buena capacidad de análisis, está muy equivocado. Los jugadores de ajedrez de alto nivel se memorizan jugadas y patrones más largos que la Biblia en términos de información para poder usarlas en el momento requerido. Es algo así como resolver integrales por tablas, ¿no les parece? Un fiasco.

Igual en términos de improvisación musical. Los que tienen oído absoluto, aunque son una clase especial de personas, no necesariamente son buenos para tocar piezas musicales. En sí, el músico necesita memorizar escalas, intervalos y progresiones para poder comprender las piezas, y memorizarse estructuras complicadas para poder improvisar. Igual parece ser para muchas actividades artísticas o de pensamiento excepcional.

Por eso, quizá no solamente se necesite ser "vivo" para hacer las cosas, quizá requiere dedicación después de todo. Rayos.

1 comentario :

Bobby dijo...

Cada apertura, jugada, combinación tiene su fin propio, mas que memorizarlas hay que aprender para que sirven,entender la idea madre. Si fuera de memorizar, hace tiempos que las máquinas hubieran derrotado a los mejores ajedrecistas. Incluso cuando Deep Blue hizo toser a Kasparov, no le sirvieron memorizarse las millones de jugadas contra un cerebro que no tiene desarrolada la capacidad memorizar aunque sea el 1%