5.9.09

"194/365 » MOST"

Por: deToledo (Fresa Renyer)


Mi primera oportunidad de escribir en el blog de Emily (Snipe), y al meditar acerca de que escribiría, no podía dejar de pensar en esta historia: “Most”. Quizás hubiera sido más fácil escribir sobre algo tan irrelevante, como que ayer fui al cine y me quede impresionada al ver que una botella de agua vale $1.50, si…¡$1.50!. Quizás no, porque hoy es sábado a las 9:00 a.m..., y a pesar de eso ando un poco más profunda, je je. Prefiero, entonces, compartirles uno de los cortos que más ha impactado mi vida. El video que les adjunto a continuación es el trailer de “Most”, una película checa que presenta el dilema de un padre (y quizás ya muy trillado para muchos) entre si sacrificar a su hijo, o dejar que no más de cien personas, que viajaban en el tren que se dirigía por el puente del que él estaba a cargo, murieran por un error en las vías que los haría caer súbitamente a un precipicio. Les reto a observar detenidamente este video y a que lo juzguen ustedes mismos:





¡Yo siempre lloro! y eso que se que no soy mamá –todavía-, y que mi mente no comprende a cabalidad el amor que se puede sentir por los hijos. Muchos se impresionarán al verlo y hasta ahí, se les olvidará un ratito más tarde. Muchos otros, en cambio, comprenderán algo que podría cambiar sus vidas. Esta historia representa, de una manera muy fuerte, el sacrificio más grande que alguien pudo haber hecho por otros.


¡Que encrucijada más grande! ¿Perder al hijo que tanto amas, aquél al que has visto crecer, correr, jugar y reír a tu lado? ¿Salvar a algunas personas que nunca antes conociste y que quizás nunca sabrán que tú diste a aquel al que más amabas como precio por su vida?¿Cómo crees que ese hombre se sentiría si alguno de los pasajeros de ese tren despreciara la decisión que tomo, y que no agradecieran que…. ¡les salvara la vida!? Es más, ¿Qué tal si muchos de ellos negaran rotundamente que ese hecho siquiera sucedió?


A estas alturas, muchos de ustedes, queridos lectores de este niño Snipe, ya habrán comprendido la “enseñanza” detrás de esta historia. ¿Qué tal si te digo que tú eres uno de los pasajeros de ese tren que se llama Vida? Tú, quizás uno de aquellos que viajaban por viajar, sin sentido, ¿sin dirección? (…been there, done that!)Te cuento que esta historia en realidad sucedió, y que de hecho hubo un padre que entregó a su hijo para que tú y yo estuviéramos ¡vivos!¿Qué tal si después de ver este corto cierras tus ojos y le agradeces a Dios por haber dado a Jesús en la cruz? A diferencia de esta historia, Jesús si acepto voluntariamente realizar este sacrificio y lo hizo por AMOR, porque tu vida vale mucho y así siempre has sido de importante para Él. Agradécele cada día su regalo, Él sufrió, pero resucitó y ¡ahora está vivo! Te reto a que le des tu vida como agradecimiento, ¡ni te imaginas lo emocionante que es caminar a Su lado!

1 comentario :

Snipe dijo...

¿A quién se le ocurre ir al cine a comprar agua?

Bonito post, y gracias por sacarme de aguas, pequeña Renyerita. (: