24.7.09

151/365 » Ociosidad

Ahora entiendo a la gente adulta. Para ellos, muchas veces parecería que no pueden pasar un día libre perdiendo el tiempo. Siempre están limpiando, arreglando, socializando, lo que sea con tal de no desacelerar su paso por la vida. Para ellos, es como si el tiempo ocioso fuera equivalente a desperdiciarlo. Es como si no hubiera descanso, o como si este fuera un pecado.

Bien parece que relajarse y dejar la vida pasar sin remordimientos es una habilidad que uno pierde con el pasar del tiempo. Acostarse a meditar sobre las vicisitudes de la vida es simplemente algo que se hace antes de dormir, y no mientras se está lúcido. Y realmente que es una pena, porque no deja de ser un deleite, a pesar de todo. Perder el tiempo rulea grandemente.

Y pues, admitámoslo, despilfarrar la vida a propósito es más difícil de lo que parece.

No hay comentarios :