28.5.09

094/365 » La vara

Es ridículo cómo muchos de nosotros tratamos de medir nuestro conocimiento o inteligencia.

1. Los crucigramas.
Díganme, ¿qué tan más inteligente me hace el conocer el río más grande de la mini provincia de algún país asiático olvidado por la humanidad? Es obvio cómo la gente que los diseña tiene algún Larousse a la par, y saca las preguntas a pura bibliomancia.

2. Los exámenes teóricos.
Díganme: ¿qué tanto mide mis conocimientos el memorizar frases de texto completa, sin necesariamente saber lo que significan? Es obvio que el profesor simplemente tiene a la par el guión de clase, y saca las preguntas a pura bibliomancia.

3. Los test de inteligencia.
Díganme: ¿en serio vale la pena compararme con otros para saber si soy inteligente o no? Si pienso igual que los demás, soy tonto; si soy raro, soy inteligente. En mi caso, la respuesta nunca parece estar dentro de las opciones posibles. Y detesto que suceda tan a menudo.

4. Las trivias.
Detesto que digan que alguien es inteligente únicamente cuando conoce datos totalmente aleatorios. Y detesto que me digan que yo lo soy cuando digo algo de este tipo, especialmente cuando lo aprendí en xkcd.

1 comentario :

Sofia dijo...

hahahaha, cuando estaba chiquita siempre llenaba los crucigramas del diario y de la VANIDADES, y nunca supe los nombre de los Rios, lo único que me sabía era: SINÓNIMO DE PERRO: CAN