27.7.08

Transitions

I think there are times in life when you stop moving around, and you actually start looking for directions. It's most certainly not a bad thing, but it's not so good either; it's just one of those things that will happen sooner or later, and will ultimately end up defining your course in life. I mean, planning is one of the most distressful and difficult actions in the life of a person. It's so difficult, that people need years of studies or experience to be qualified to do it. And everyone has to do it sooner or later.

It doesn't look as such a difficult feat to perform. You just have to say yes or no, right or left, blue or red. This butterfly-effect-like deterministic approach to life tends to tire out anyone. What should be done? Where are we headed? Are we actually going to succeed? Decisions must be taken, and fast. Planning isn't something that should overwhelm anyone. It shows the power and determination a person possess. And the sooner we show it, the better. If you take your time, you might just be doing wrong.

24.7.08

Mi ciclo dinámico

Cada día que voy a dormir, el último pensamiento que cruza por mi mente es el mismo de todos los días. Noche tras noche, es lo mismo:
No me voy a despertar a tiempo.
Y en serio no lo hago. Siempre me despierto media hora tarde, sin importar lo que haga. Puedo dormirme a las 7, a las 9, a las 11, a la 1, a las 3 o incluso media hora antes, y siempre me despierto a las 6 de la mañana. Mi clase es a las 6:20 de la mañana (sí gente, créanlo), y he hecho de todo, desde poner música seriamente ruidosa, hasta no dormir por llegar temprano a clase.

Necesito sugerencias para poder despertarme a tiempo. 15% de mi nota depende de llegar a tiempo a la bendita clase... mi vida depende de esto.

22.7.08

El insulto escondido

Y es lo más gracioso que se me ha ocurrido
Lo va a poder leer, pero quizá no entender
En fin, todo es tan subjetivo, lo de madurar y crecer
pero según Esopo, es reacción a algo reprimido.

20.7.08

El fin

Una etapa de mi vida llena de lecciones y patadas ha pasado frente a mí. Odio decir esto, pero siento que he cambiado para bien, cuando me siento autoconsciente de mis opciones, oportunidades, y errores. Sin duda, estoy dispuesto a entrar en otra, pero una interrogante viene a mi mente. Creo que mi blog ha sufrido bastante durante todo este tiempo, y me pregunto: ¿Valdrá la pena seguir con él?

Bueno, admitámoslo: ultimamente posteo fillers que ni yo disfruto escribiendo, ni ustedes leyéndolos, pero en serio tengo que admitir que me siento feliz de ver mi contador de visitas y notar cómo no deja de aumentar el número de lectores que entran a mi blog a perder el tiempo. Quizá sea la costumbre de entrar, quizá en serio disfrutan la porquería que intento escribir. Quién sabe. Tengo, como siempre, muchas ideas que no puedo desarrollar porque no tengo mucho tiempo libre para disfrutar mi vida como antes, y eso se refleja en mi blog. Entonces, se me viene a la mente la pregunta de si realmente estoy viviendo como se debería y que quizá la Snipedia sólo existe en un mundo en el que no debería vivir después de todo, o si debería comenzar a preocuparme por perder el tiempo de forma más sistemática. Por suerte, vos y yo sabemos cuál voy a escoger. Amén.

Así que comencé este post pensando en decir que va a ser el último, pero quizá no lo sea.

O quizá sí.

En realidad, quizá sí y no, sea lo que sea que eso signifique... ya saben cómo disfruto jugar con sus jóvenes e inexperimentadas mentes. Y si me disculpan, me voy, porque tengo que ir a vandalizar la decoración del KFC. Los idiotas, tienen papel tapiz con la palabra alegria, sin tilde.

16.7.08

Los cinco grandes dilemas del ingeniero

No puedo dejar de imaginarme la cara de tristeza de todos los lectores que han entrado durante estos últimos días, y que para su desilusión, no han encontrado ningún post nuevo, porque desde hace días no posteo nada, y todo por la bendita Universidad. Honestamente, terminar vivo este fin de ciclo no fue tarea fácil y aunque ya sé que siempre termino diciendo lo mismo, créanme cuando les digo que este, de todos los anteriores que he tenido que soportar, ha sido excepcionalmente complicado. Quizá sean los profesores locos y estresantes, los compañeros raros e incomprensibles, las notas decadentes, o simplemente mi falta de ánimos para aprender. Sea como sea, ya terminó; y tengo una semana de vacaciones. A veces me siento como que prestara servicio militar.

Ahora sí puedo decir con toda autoridad: la Ingeniería es difícil. La Ingeniería es del demonio. Y después de todos estos años, aún no entiendo cómo es que me he mantenido en lo mismo. Probablemente por tonto. Hay tanta gente que se arma de valor para largarse y seguir vidas menos emocionantes. ¿Por qué? Pues por alguno de los cinco dilemas del ingeniero.

Los dilemas del ingeniero
Aún es tiempo para tener una vida de verdad

1. ¿De qué rayos me va a servir esto?. Desde el primer ciclo, es fácil observar que ser ingeniero no es más que vestirse con camisas cuadriculadas y fingir tener respuestas a preguntas que los demás no tienen ganas de responder. Peor aún, tener que pasar por esas benditas carreras humanísticas es una pérdida de tiempo. La mayoría de personas toma la decisión correcta a tiempo, y se largan para siempre.

2. Debí estudiar otra cosa. En serio, esta es la más común de todas. Hace algún tiempo hice una encuesta sobre carreras frustradas, y las favoritas entre los ingenieros son Mercadeo, Comunicaciones y Administración de empresas. En mi caso, no me hubiera molestado dedicarme a vender Chorys o tomates en el mercado. Eso da más dinero que la ingeniería.

3. No tengo vida social. Ser ingeniero implica no saber lo que significa eso. Confinados a ser los geeks entre los geeks, con una aversión intrínseca hacia la lectura (especialmente la relacionada a la ingeniería misma), las computadoras (¿piensan que tenemos tiempo para estar aprendiendo a usarlas?), y sin amigos con los cuales emborracharse, solamente queda una cosa por hacer: nada. Por suerte, siempre se pueden organizar congresos y socializar los demás tipos raros que asisten.

4. Eso no me lo enseñaron. Un tip para los nuevos: los profesores nunca evalúan lo mismo que enseñan. No, claro que no, los desgraciados esperan que uno investigue y aprenda por cuenta propia... Pfff. No hay más razón para detestarlos que por esto. Y es la principal razón por la que uno fracasa masivamente en esos exámenes.

5. Lo que me enseñaron no sirve de nada. Técnicas numéricas, análisis probabilísticos, metodologías elevadas, pero los resultados no son nunca confiables. Tarde o temprano, uno se da cuenta que todo este trabajo no sirve para más que para resolver Sudokus o convencerse de lo imposible que es ganar en el casino.

A estas alturas de mi vida, este ciclo es apreciado por mucho más que sólo 16 semanas y cuatro materias del demonio. Más bien, diría que son 160 horas clase, 50% de asistencia, 319 horas de prácticas profesionales, días y días de desvelo, y una cantidad poco saludable de Coca-Cola. Créanme, es realmente insano. Pero a 95.83% de mi meta, no puedo dejar de pensar que quizá valió la pena todo esto. Y me doy cuenta de lo trastornado que estoy mentalmente.

15.7.08

Estoy mentalmente cansado

O al menos eso dice la Virginia. Denme un par de días y voy a postear.

Bah, al diablo con ustedes. Me voy a dar unas vacaciones cortas.

Vuelvan pronto.

4.7.08

Mi día en imágenes

Asdf.
1. Tarde para mis horas sociales, y creo que captaron cómo aprecio a mi jefe. Por suerte, espero terminar con esto pronto (no con mi jefe, tranquilos xD).
2. Una de las 10000000.456 veces que me subí en esta cosa, y me la pasé pensando en cómo sería si me quedara atrapado. Descubrí que hay un teléfono escondido (al diablo con la señalización de seguridad), y que en un marco inercial de velocidad constante, se pierde toda la emoción de tirar cosas al aire.
3. Trabajo. Sí, trabajo (el desgraciado de Kike no sabe hacer conejitos, aunque eso finja, por eso tuve que escoger esta foto).
4. Momento WTF del día. La comida, excelente.
5. Tomo agua compulsivamente con el único propósito de ver burbujas subir a la superficie. También pasé una hora del día frente al oasis pensando en esto.
6. Exacto.
7. No hay nada peor que subirse a un carro con un loco neurótico manejando, que ser emboscado por otro neurótico manejando (no vuelvo a pedirle aventón al jefe, nunca).
8. Olvidé mi memory card con toda la música, así que los audífonos sirvieron de adorno.
9. Mi profesor buscando la nota. 2.2 en mi examen, con lo que dejo mi materia. Todavía tengo una... una oportunidad.
10. Lo que hago en lugar de estudiar para el examen de mi vida. Eso, y platicar sobre Otakus y Daniel Kitty. WTF. Srly.