18.5.08

Carrera contra el futuro

Convertirse en adulto muchas veces es lo peor que puede sucedernos en nuestras vidas. No solo es que las responsabilidades nos abrumen, o que la presión social nos haga cambiar nuestro modo de ser para poder ser parte del grupo. Peor que todo lo anterior, es el modo en el que la mayoría de adultos parecen estar seguros de que la vida se les acabó al llegar los 25 años. De pronto, parecen entrar en una etapa interminable de frustración que se manifiesta en cualquier cosa que hagan: su creatividad, su estado de ánimo y en sus acciones. Y aunque me gusta pensar que yo no aspiro a nada por el estilo, siento que soy parte de una carrera que no es necesariamente contra el tiempo, el cual se puede medir y esperar, sino contra mi futuro, que está en cualquier lugar donde me lo imagine.
Una de las cosas que odio de interactuar con adultos, es su tendencia a hacer que la gente joven se conforme con aspirar a poco. Lo odio. Así como un profesor me dijo directamente que la gente no debe tener expectativas de la vida, muchos otros talvez desearían creer en nosotros, pero simplemente no está dentro de su capacidad. Porque la fe quizá sea un poco como el amor, en el sentido de que únicamente viviendo se puede experimentar, y sólo atreviéndose se logra aprender. El mundo hoy en día es disfrutado al máximo por la gente que es buena para algo, y mucha gente tiende a pensar que si no se logró algo en los primeros veinte años de vida, ya es imposible. La carrera contra el futuro se gana al lograr la meta establecida.

Quizá no sea buen deportista o un músico decente, pero dudo que sea demasiado tarde como para lograrlo. Kathy Sierra comenta en su blog (R.I.P.) algo parecido, que se resume en lo siguiente: es la determinación constante en los detalles lo que rinde frutos a lo largo del tiempo. Por un lado tengo la determinación de lograr tantas cosas; por el otro lado siento que el tiempo se acaba. Probablemente el tiempo sea tan implacable como dicen, pero peor incluso que el tiempo, son las pocas expectativas de la gente que nos rodean. Medir nuestra carrera contra el tiempo con base en expectativas ajenas, tiende a acortar nuestras posibilidades de ganar La carrera contra el futuro se gana a oídos sordos.

Por su lado, el estrés y la inseguridad inhiben la creatividad y la motivación. De nada sirve proponerse ser el mejor cuando no se posee un estado mental óptimo para aprovechar las oportunidades. Incluso si se logran aprovechar, ¿qué ganancia se tiene si no se es feliz con el resultado? Muchas veces la mayor victoria se logra cuando se está satisfecho con el resultado. Probablemente la carrera no sea contra el futuro como tal, sino contra nosotros mismos. La carrera contra el futuro es intrínseca y subjetiva.

¿Moraleja? Ni idea. Pero sin duda me hace bien escribir al respecto.

11 comentarios :

Virginia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Virginia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Virginia dijo...

Tengo mi muy particular punto de vista al respecto e ignoraré un error ortográfico tuyo para decirte algo:

Probablemente mi punto de vista resulte ingenuo [a lo mejor lo es], pero creo que todo viene a su respectivo tiempo, ni antes, ni después. Solía tener un plan estricto de cómo y cuándo iba a hacer ciertas cosas en mi vida porque crecí escuchando de mis padres, de mis mentores y de mis maestros hablar sobre mi enorme potencial; me autoimpuse planes rigurosos para lograr lo que quería y a la primera cosa que me falló me desinflé. Y no vale la pena vivir "by the book", menos en estos tiempos donde todo es tan voluble y la humanidad se está pudriendo.

No hay nada más tonto que luchar contra el tiempo si se puede trabajar con él y definitivamente no hay nada más triste que vivir sin ilusiones. Quien logra algo grande a los veinte, o antes de los veinte, se merece un aplauso enorme de mi parte y seguramente es un genio; mas la verdad es que muchos de nosotros ni siquiera nos conocemos bien a esa edad y es imposible "lograr" una "meta" cuando ni vos mismo conocés tus limitantes, ni has aprendido a explotar tus virtudes.

No podés y no debés basar tu plan a futuro en las expectativas de los demás, menos cuando las mismas no existen. Al final de la carrera, que hasta ahora no sabemos si será corta o larga, complicada o fácil, a quien va a quedarle la satisfacción de lo hecho o lo no hecho es a vos. Sea lo que sea que estés persiguiendo en tu vida, si lo que logrés o no logrés no va a satisfacerte, no va a valer la pena.

Creo en las expectativas, creo que es necesario algo en qué creer, todos necesitamos algo a lo que podamos aspirar. Quizá sea lo bonito de ser joven e ingenuo, que esperás.

La vida no se acaba a los 25, mi mamá cumplió 45 y dice que su vida acaba de empezar.

El tiempo, como vos decís, se mide, mientras el futuro viene, es incierto y no puede ser descifrado ¿Qué es lo mejor que podés hacer si la sociedad lucha por arrancarte la ingenuidad, por restregarte la inmunda realidad en la cara, por librarte de cada esperanza para que no te duela cuando te volvás otro catedrático gris sin visión de futuro? Vivir, joven, eso es lo mejor que podés hacer.

Perdoname si divago, pero es algo que debía decirte.

La frustración empieza en uno mismo. Yo espero grandes cosas de mí [no tengo por qué negártelo], como las espero de vos. Tengo fe ciega en la capacidad individual y tu éxito o tu fracaso, como el de todos, dependerán grandemente en lo que vos pensés de vos mismo.

Mi lapso ¿Quién se ha robado mi queso? pretendía decirte una cosa simple, Snipe: no te ajolotés, todo llega a su tiempo, media vez te hayás prepadado. Viví.

PD: Perdón por lo ridículamente extenso del comentario. Ahora ya sabés que en el fondo soy una tonta optimista. U.u

gabi dijo...

¿¿CUÁL ERROR ORTOGRÁFICO?? ¡¡NO LO VI!!

Virginia dijo...

"No solo es que las responsabilidades nos abrumen..."

Adverbio, tilde.

Snipe dijo...

Aw. La tilde no es obligatoria, a menos que su contexto genere confusión. =]

Virginia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Virginia dijo...

Según la , tenés razón. My bad.

Alecita dijo...

¿Quién dijo que había "déficit de Snipescencia"?

Este post esta buenísimo.


Saludos.

Jaime M. dijo...

Bueno Snipe, tu profesor es victima de su propia frustración y altas expectativas jamás alcanzadas. Lo más importante son las metas personales y pasión por lo que uno hace, por que sino aspiramos a nada, permanecemos estancados en el status quo. No innovación, creatividad, etc.

Lo más difícil es decidir que es lo que uno quiere en la vida y descubrir nuestra pasión. Cada quien es su propio mundo, muchas veces cargan con nociones rígidas sobre que significa el éxito y demandas irrealistas impuestas sobre los demás y ellos mismos. La presión social y la “realidad” del mundo cruel, juegan un papel crucial y muchas veces succionan nuestra esperanza y matan nuestras aspiraciones. La carrera no es contra el tiempo, sino contra quien(es) nos define y controla el timón de nuestras vidas.

En fin, ya hable mucha casaca jeje, este video me gusto bastante:
Video

William dijo...

en un rato de stress decidi entrar a la dimension alterna de Snipe y me sirvio mucho para relajarme y cargar las baterias para la desvelada de hoy por la noche; bueno: un muy buen amigo me dio una leccion que no es mas que seguir tus expectativas y romper todos los esquemas que los demas crean de vos, su nombre es Julio y es un muy buen bajista, trabajamos juntos por casi 2 años y nos promovieron al mismo tiempo, teniendo un trabajo "bien pagado" decidio aventurarse y se fue a Guatemala a tocar con una banda y le fue muy bien, claro el mal del musico en latino america es que solo se contrata por temporada; en fin regreso sigue tocando todos los finde en la taquiza y esta de nuevo trabajando conmigo y me dijo: "vale la pena salir y seguir tus sueños aunque comas m*** por que aprendes tanto y valoras tu habilidades (aunque no sean espectaculares) y si puedo retroceder y elegir de nuevo mil veces, las mil veces me voy para guate" asi que solo es una experiencia, salgan sigan sus sueños no importa que digan los demas son sus sueños no los de ellos