20.2.08

Diversión pavloviana

Antes que nada, tengo un anuncio por dar: la vida laboral es terrible. Claro, qué mejor momento para comentarlo, que después de una jornada imparable de 14 horas entre trabajo y estudio. Por suerte, no ha pasado mucho tiempo para que descubra un medio de distracción investigación en mis ratos de ocio. Por eso, la idea para pasar el tiempo se ha dirigido hacia la ciencia, y más específicamente, hacia el comportamiento laboral.

Como ustedes saben, las empresas hoy en día son diseñadas inspiradas en las proverbiales jaulitas para hamsters, y para hacer que la gente trabaje, existe un método infalible que mantiene a la gente (en teoría) despierta y entretenida: el café. Día tras día, llega el carrito repartidor, y mis compañeros de trabajo se levantan a traer el café. La rutina se repite dos veces al día, y no tendría nada de interesante, si no fuera por un pequeño detalle: la campanita.

Sé que la relación entre mi título y la situación que describo es bastante ofensiva, ¡pero no existe nada más alusivo que una campanita! En fin, me interesó ver la reacción de la gente a la campana (y no necesariamente a la disponiblidad de café). Según la Wikibestia, Pavlov encontró lo siguiente:
La magnitud de las respuestas a los diferentes estímulos puede medirse por el volumen total o el número de gotas segregadas en una determinada unidad de tiempo.
Dado que tengo la oportunidad para conducir un experimento bastante interesante, me dedicaré a medir las frecuencias y tiempos promedios de reacción al sonido, y los compararé a través del tiempo, siempre y cuando encuentre un indicador de qué tan pesado está el día (ya pensaré en algo). Con esto, voy a encontrar un indicador válido de la respuesta al estímulo según sus estados de ánimo. Ya que tengo suficiente tiempo de sobra ahí, voy a tener resultados bastante representativos, y quién sabe, podría tener una conclusión interesante al respecto.

Quizá dentro de unos 100 días, tenga un estudio científico sobre la adicción al café, y si no, al menos voy a entretenerme viendo a la gente saltar por su tacita. ¿Y yo? No soy fanático del café, supongo que la Coca-Cola tiene suficiente cafeína para tenerme feliz. Café caliente... Bleh.

8 comentarios :

Virginia dijo...

Para que veas que la Shout Box SÍ era necesaria, he aquí un comentario fuera de lugar: La Snipedia está guapa.

Theo dijo...

Yo también quería comentar acerca del nuevo diseño:

1. El top se ve horrible con el resto.

2. Veo un error arribita de 'otros blogs interesantes'.

3. Lo demás se ve muy bien, pero creo que de todas formas necesito acostumbrarme un poco.

4. Me sorprendió, no lo esperaba.

Anónimo dijo...

no se cual blog es mas patetico si el tuyo o el de la princesa cakera

Snipe dijo...

¡OMG, el primer comentario de odio!

No quiero ser poco modesto, pero el mío es peor, sin duda.

Theo dijo...

Vaya, ¡comentario de odio!.
Has dado un gran paso en la blogósfera, Snipe, te felicito :)

V. dijo...

Comentá como en una telenovela a la que Snipe le presta su voz, oye.

Theo es muy directo. Sí, el SNIPEDIA de neón no se ve bien con el resto. No me había atrevido a decírtelo porque soy una tímida niña sin carácter.

Los adictos a la cafeína son personas interesantes.

gabi dijo...

Hey tu! Si, el nino del blog patetico... Te extrano mucho.

(Lo siento, no encontre tildes ni enhe)

Virginia dijo...

Dada las limitadas condiciones bajo las cuales comentó tu hermana, sólo recalco algo: tu blog no es patético, es patetico. Su calidad de patetico ¿Lo hace bueno o malo? Dudo. u_u