12.12.07

Simplemente algo más

Bleh. Llevo más de dos semanas con la mente en estrés por escribir en este post (al fin, un "post de verdad"), y simplemente no había podido lograrlo. No es que tenga falta de ideas, ni de medios para hacerlo; simplemente no he tenido ganas. Tiene que ver mucho con la época académica que estoy viviendo, ha sido un momento en el cual he llegado a descubrir muchas cosas sobre mi carrera, mis expectativas, y sobre mí mismo. Hace unas dos semanas me sentía tan deprimido sobre mi futuro académico, que estaba contemplando la posibilidad de dejar la Universidad, ya fuera para irme a otra o para cambiarme de carrera. Suena feo, ¿verdad? Pues la presión de tanto trabajo y pocos logros, es capaz de doblegar al más fuerte en su voluntad vocacional, especialmente cuando el futuro no parece ser prometedor. Hace unos cuantos años, en la época en la cual todavía tenía opción para decidir mi carrera, sentía la seguridad de saber exactamente qué quería ser cuando adulto; al llegar a estas alturas, aunque adoro mi decisión (creo que no habría sido más feliz haciendo más que lo que hago y conociendo lo que sé), me doy cuenta que simplemente hay algo más que eso.

La toma de decisiones generalmente comprende una visión de la situación actual y un resultado deseado, pero a medida pasa el tiempo, nos damos cuenta de que simplemente hay algo más en el sentido de que la mejor solución en un momento actual, podría resultar ser el peor error del juego; creo que esa ha sido la sensación que me ha acompañado durante este último mes. Es algo así: llegar hasta un nivel en el cual me puedo empezar a ganar el respeto profesional en mi ámbito, pero dudar si realmente es el estilo de vida que yo deseo: trabajar las 24 horas del día, hacer una cantidad impresionante de trabajo que me disgusta, únicamente para satisfacer mis necesidades de autorrealización con un 0.001% de análisis, que es equivalente a los $500 dólares (obvio que me estoy inventando el precio) que algunos podrían gastar por 30 segundos de emoción con su droga favorita. Es ahí cuando me pregunté si realmente es lo que quiero, o si es lo que a la larga me va a hacer feliz.

Claro, después de momentos de regresión a un estado bastante animalesco, y un pésimo estado de bloqueo mental, logré darme cuenta de lo que sucedía: estaba siendo víctima de mi entorno. Verán, como ya dije, la educación generalmente está diseñada para abrir nuestras expectativas a un ritmo gradual, ¿Pero qué sucede si ese ritmo no es suficientemente rápido? Desde antes de escoger el rumbo de mi vida, me ha interesado saber qué puedo lograr con lo que obtendré, cómo lo puedo lograr, y si realmente es posible. Claro, suena como algo difícil, y realmente lo es; es acá donde ver a mi alrededor me asusta, mientras veo a muchos de mis compañeros deseando poco de su futuro como profesionales, y mientras yo deseo lograr tantas cosas a la vez, y preocupándome por expandirme como persona en todas direcciones. En fin, es una situación complicada, y sé que no hay nadie que puede decirme lo que va a suceder en el futuro, así que ¿qué es lo que puedo esperar? Veo a mis profesores, y fracaso. No voy a caer en detalles, pero se los voy a ejemplificar.

Obviamente no se me ha olvidado mi plan maligno para destruir la navidad, y estoy preparando algo para este año, que incluye preguntarle a las personas qué quisieran para navidad, si no hubiera límites a sus expectativas. Se me ocurrió preguntarle a algunos de mis profesores, y sin duda obtuve respuestas interesantes. Lo gracioso de todo es que al momento de preguntarle al profesor que me impartió la asignatura que muy probablemente repruebe, me dijo lo siguiente:
-Yo no quiero nada.
-¿Por qué no? -insistí.
-Alguien que está claro en su vida, no tiene ninguna expectativa.
Al principio me dije a mi mismo: "OK, quizá se confundió". O díganme, ¿quién en su sano juicio piensa que tener expectativas es poco saludable? Ahora me doy cuenta que en definitiva, no puedo permitir que alguien limite las mías, por muy lejanas o irreales que sean, ni siquiera (y muy especialmente) las personas encargadas de mi formación.

Sin duda, echarle la culpa a otros es cuestión fácil, y creo que este no es el caso; ciertamente aprendí una gran lección, pero como no me dan ganas de echarme otro post así de largo (xD), lo dejo en manos de Steve Jobs. Un amigo me dejó este vídeo hace unos tres días, y aunque ya tenía la idea de escribir este post, me di cuenta que aprendí de él justo lo que necesitaba aprender, y vino a reafirmar lo que quería expresar. Digo, en su discurso de Stanford se refirió a tres historias, que a mi modo de ver, son resultado de una vida de experiencia; con conclusiones que son logradas en retrospectiva, pero no es necesario vivir una vida entera para tomarlas y aplicadas. Siendo un poco arrogante, puedo decir que Steve Jobs lee la Snipedia: la idea de la primera historia es similar a la de esta entrada, y la segunda se refiere en cierto modo a esta y esta otra, pero lo que se me escapó, es tomar en cuenta la moraleja que comprendí de la tercera: debo comprometerme más con lo que yo mismo me he propuesto, y no preocuparme por la vara con la que mis ideas y expectativas son medidas por otros. He decidido seguir haciendo lo que hago y me gusta hacer, y algún día voy a saber quién estaba en lo correcto.

Si usted es lo suficientemente haragán como para descifrar lo que Jobs dice en inglés, puede ver la versión subtitulada en español acá: |1a. parte|2a. parte|


3 comentarios :

JC dijo...

Steve Jobs: gran tipo del que se puede aprender mucho

gabi dijo...

"-Alguien que está claro en su vida, no tiene ninguna expectativa."

JAJAJAJAJAJA!!!!

Esto es como decir: "-Alguien que es felíz en su vida no aspira a la felicidad...."

Conclusión: LOOSER!!!!!!!!!!!!!!

(Ahora entiendo porque todo este ciclo en la U ha sido un martirio para vos... Con semejantes &%$·&ª"!!!!

Carlos Trio dijo...

Sabés Snipe, una razón es que el sistema educativo nacional (en general) no es tan bueno para adaptarse a estudiantes como vos:
"mientras yo deseo lograr tantas cosas a la vez, y preocupándome por expandirme como persona en todas direcciones"

A veces te quieren medir con unas varas que son demasiado pequeñas para tus expectativas. Joder, yo también me he topado con payasos que intentan hacer eso.

"He decidido seguir haciendo lo que hago y me gusta hacer, y algún día voy a saber quién estaba en lo correcto"
Sabia decisión. Me animás a seguirlo haciendo yo también.