20.8.07

A David

Recuerdo hace un par de años, mientras estaba de noche con mis amigos, llegó y puso una pistola a mi cabeza, mientras hablaba en tono sarcástico, se reía y me molestaba.

Yo me puse muy serio, y le dije que dejara de hacerlo; no me hizo caso, y siguió.

La escena continuó por un rato más, rato que para mí fue eterno. Me puse mucho más nervioso, mientras le pedía por favor que no lo hiciera. De repente, tuve el valor de verlo a los ojos.

Me vio, su semblante cambió; me enseñó la pistola de juguete y me abrazó. Me dijo:
Amigo mío, tranquilo. ¿Cómo pensarías que yo alguna vez te haría daño?
Desde ese momento, supe que era mi amigo. A pesar de todo, y a pesar de todos sus defectos, lo he apreciado hasta el día de hoy, y soy capaz de decir que era mi verdadero amigo, a pesar de todo.

Cualquier otro estaría feliz de saber que el que le puso una pistola a la cabeza ha muerto. En cambio, yo lloré.

Nunca lo olvidaré.

Adieu, David.

7 comentarios :

RescueBoy dijo...

Que fuerte post.
Fuerza Snipe!

Virginia® dijo...

Condolencias.

gabi dijo...

:(

Ligia dijo...

Lo lamento :(

[Shein] dijo...

Es en este momento donde las palabras sobra, ¿cierto?

Pues que no estén, que no existan, y que solo sientas lo ke debes sentir.
Entre ello, el apollo incondicional de este servilleta.

Lo siento.
Saludos, Snipe.

Theo dijo...

Vaya, qué mal...
Lo lamento mucho, Snipe.

Wendy Kitty dijo...

wow!
Fortaleza Snipe!