1.7.07

Experiencia diplomática

Bueno, esto es algo nuevo... voy a hacer una tarea para la Universidad, pero en mi blog. Verán, esta semana hubo un evento con cierto diplomático en la universidad, y yo formé parte del grupo que armó el evento. OK, ok, lo admito, no hice nada por "armarlo", he estado tan ocupado que ni siquiera he actualizado el blog como se debe, y siempre me la paso pensando en ratas, tengo que actualizar, con mil ideas en la cabeza, pero con más sueño que ganas de escribir. Ya se imaginarán, llegué a una reunión el día antes, y me fui temprano, sólo para llegar al evento a preguntar qué me tocaba hacer. Ahora, al final de todo, el profesor me pidió que escribiera mis memorias del evento. Claro, si esperaba un ensayo serio, pues buscó a la persona equivocada. Ahora les muestro lo que le voy a entregar de tarea:

Manual de protocolo à la Snipe

Porque tener buenos modales no hace daño a nadie

  1. Presentación: usar corbata no hace daño una vez en la vida. Una buena razón para desempolvar mi closet, y usar de esa ropa que de otra manera jamás usaría. Y por supuesto, es un éxito con las mujeres.
  2. Llegar desvelado no es buena idea, especialmente cuando hay que estar parado toda la mañana (2.1: llevar zapatos cómodos).
  3. Una buena organización: no está de más. Especialmente cuando no se sabe qué es lo que se va a hacer. Claro, conocer a las personas con las que se va a trabajar sería un buen inicio.
  4. Un par de clases de etiqueta: especialmente cuando se está con funcionarios internacionales, no es ninguna mala idea el asegurarse que se está actuando de forma cortés y diplomática. Aunque muchas veces el no rascarse mucho la nariz es un punto obvio, parecería que todos los diplomáticos, sin importar su procedencia, son de otra cultura lejana, tipo Tibet (aunque uno sepa que son seres comunes y corrientes); siempre demuestran ser un poco quisquillosos.
  5. Una regla empírica de la organización de eventos dice que nunca se logra atinar al número de asistentes, o llegan muy pocos, o llegan demasiados. Y claro, la satisfacción de tener un auditorio lleno es inversamente proporcional al número de refrigerios que uno puede consumir al final.
  6. Protocolo y oratoria en general: la noche anterior al evento es un mal momento para preguntarse si son excelentísimos, respetables, o si no deberíamos preocuparnos por eso. No cae mal preguntarle a alguien que sepa.
  7. Falta de vergüenza: porque si uno tiene que pasar frente a todo el mundo para hacer el ridículo, al menos se debe hacer con clase. No olviden que la corbata da un poder inigualable. xD
  8. Los aparatos electrónicos siempre tienden a morirse a medio evento. Tener baterías extras a la mano no son una precaución, son un deber.
  9. A pesar de todo, sean excelentísimos funcionarios, diplomáticos o nuestros amigos, son personas comunes y corrientes. Por lo tanto, hay que tratarlos como cualquier otro, esto es, con respeto pero cuidando la dignidad propia.
¿Moraleja? Probablemente sería (gracias Herma, ya se me olvidaba ponerla):


¬¬

OK, lo admito. no se me ocurre ninguna moraleja. Demándenme.

EDIT: Con tal de no ser objeto de mofa de mi hermana (la cual se jacta de su capacidad para predecir el final de mi post), entonces voy a tener que hacer una moraleja artificial. Acá está:

Moraleja: por favor y gracias es para novatos. Bienvenidos al mundo moderno, donde se utilizan, en cambio cosas como: agradeciendo por adelantado por su atención y buscando que nos aporte con su esfuerzo a nuestra causa, o con el amable respeto debido se le está grandemente agradecido, excelentísimo embajador... cosas por el estilo.

7 comentarios :

gabi dijo...

Jajaja!!! Te voy a fusilar esas fórmulas de cortesía tan rimbombantes para cuando tenga que escribir cartas protocolarias de la oficina!

Reciba, por favor, la reiteración de mi consideración más distinguida, querido hermano don Emilio!

Snipe dijo...

Acuso de recibido su comentario en mi blog, distinguida señora Gabi. Espero que tales rimbombaciones hayan sido ilustrativas a su quehacer profesional, aunque no dudo que su elocuencia tan expresiva sea objeto de gran admiración por mi persona. Con el debido respeto, me suscribo.

Snipe.

gabi dijo...

Y nuestra amada progenitora con justicia expresaría: "¡Par de ociosos! Por estar hablando paja les va a tocar trabajar hasta el amanecer!"

Y tendría razón!

Jajajaja!!!

Isidora dijo...

Prefiero mi simple vida sin reglas protocolares.

Saludos!

Xmade-nyuX dijo...

jajajaja creo que todos nos transformamos cuando usamos un traje mas formal xDD
pero yo prefiero evitarlos xD
aunque el trabajo derrepente lo requiere ^^
saludos!

Theo dijo...

...¿De verdad vas a entregar ESO?...


...


¡GENIAL!

Isidora dijo...

Acabo de leer que me quieres parodiar.

No me molestaría, pero que te quede bien...

Saludos!