26.6.07

Matemática soez

Me estorba tener mi blog inactivo por más de 7 días. Ayer no actualicé porque me fui de parranda con Gino (bueno, era un viaje de trabajo para él pero yo fui a perder el tiempo), y con tal de tener algo bueno para postear, decidí buscar temas para el post de ahora:

Idea #1: Una reseña del viaje


Resultado: 10 horas de las cuales 8 me la pasé en un automóvil, no son exactamente una gran aventura por contar.

Idea #2: Fotos del viaje


Resultado: Paisajes movidos, una foto de un tipo sin camisa posando para un estudio de fotos y fotos del techo de un edificio. Obviamente, un fracaso.

Idea #3: El conteo de malas palabras


Resultado: Un éxito completo. Desde la salida hasta el regreso (6:00am - 4:00pm) llevé un contadorcito, igual al de cierto anuncio de televisión de desodorante. Decidimos contar todas las malas palabras que decíamos mientras viajábamos. Para los que saben, imaginarse a Gino es imposible sin pensar en malas palabras. La vez pasada íbamos a cenar y mi mamá me llama por teléfono, Gino mientras manejaba, muy amablemente me dice: "Mandale saludos a tu mam-HIJUEPUTA! MIRÁ CÓMO SE METE ESE CABRÓN" xD y mi mamá escuchó todo. Él, definitivamente, era el sujeto ideal para nuestro experimento de convivencia. Ahora, un poco de matemática.

MATEMÁTICA SOEZ: ¿QUIÉN DICE QUE LA MATEMÁTICA SIEMPRE ES PERFECTA?

En 10 horas de viaje, tuvimos un total de 516 malas palabras.

Si restáramos una hora que me la pasé dormido, una por el desayuno y almuerzo, y otra por el tiempo en el que Gino pasó trabajando...

Tenemos 7 horas para analizar:

516 en 7 horas equivale a 73.71 por hora,

Que equivale a 1.22 por minuto por ambos,

Y que nos da una tasa de 0.61 palabras por minuto para cada uno de nosotros,

Dándonos un total de una mala palabra cada 1.63 minutos, esto es, 1'37".
Ahora, si Gino puede pasar un minuto y 37 segundos sin decir una mala palabra, es todo un hallazgo científico. ¡Que viva la ciencia!

19.6.07

Dimensión alternativa en Bloguerlandia [Versión 2.0]

Y hoy, el turno de Aldeasim. Alguno podría preguntar algo como ¿por qué hacer parodia de un blog temporalmente clausurado? Claro, se me ocurría el no actualizar, pero creo que sería algo aburrido. En fin, digamos que le tengo fe al cipote, me consta que no nos podemos librar de él tan fácilmente. xD

[ADVERTENCIA: LAS LETRAS DETRÁS DEL BANNER SÓLO PUEDEN SER VISTAS EN FF 2.0, APROVECHE Y USE UN NAVEGADOR DE LA GENTE, BÁJELO ACÁ, Y DISCULPE LAS INCONVENIENCIAS DEL CASO (No tendría la misma gracia sin el banner ^^).][Actualización: acá hubo un banner, no se quiebre la cabeza y lea el post sin problemas.]


¿Y si Snipe escribiera en Aldeasim, lo humano y lo divino?



Y no se me ocurrió nada más al clavo que hablar de la retórica aplicada a la realidad nacional. Claro, podría hablar de Transantiago pero estaría mintiendo de lo lindo, ya que en realidad no me la paso diciendo ¡oie wn!, ni tengo idea de lo que significa la palabra chanta. La realidad es, que en mi país ya es suficientemente feo el transporte, especialmente en esas horas terribles entre las 4 y las 6 pm. Dirigíame desde mi universidad hasta mi querido hogar, cuando me dí cuenta que sería imposible la travesía increíble de viajar apretujado entre el tráfico del gran San Salvador, y su millón y medio de habitantes.

Los risibles comentarios de las autoridades encargadas del diseño de las rutas urbanas y de los horarios de entrada y salida de los trabajos y de las escuelas, nos terminan dando ganas de llorar, al no encontrar una solución pronta a nuestro problema diario, en el que una ciudad pequeña debe mobilizarse entre tumultos de gente. Más bien me recuerda a esas calles de Nueva York y Tokio, claro que con vendedores de Trident sin azúcar y otros simpáticos personajes que vienen a espabilar a los involuntarios pasajeros del transporte público.

Claro, lo que nos aqueja no es realmente el ruido del reggaetón y los micros pimpeados a más no poder, sino el desapremiante tiempo que tardamos en cruzar el centro de nuestro querido San Salvador. Siempre llego tarde a clase y al menos tengo a qué o quién echarle la culpa... no faltaba más.

la dis-ciencia detrás del sentido común

Vagando por el internet, encontré algo que me sorprendió y me puso a pensar en nuestra percepción, y su facilidad para darle vuelta a nuestro conocimiento. Me preguntaba en cosas como hasta qué punto se puede creer en lo que nuestros sentidos perciben, comparado con el punto en el que podemos creer en otros y sus ideas. Lo que me dejó pensando en todo esto fue un blog cuyo autor es un verdadero conservador extremo, aunque yo creo de todo corazón (o me obligo a creer, en todo caso) que es un blog creado exclusivamente para la parodia (a pesar que el autor lo niega rotundamente). O díganme, ¿Qué mente más retorcida tendría el valor de comentar que la Tierra es plana y que también es el centro del universo?

Por el momento, se me vino a la mente un mundo hipotético oscurantista en el que el sentido común fuera dogma, y que la ciencia fuera razón para mofarse. Así es como se me vinieron un par de leyes a la mente, leyes del sentido común:

LEYES DE SNIPE DEL SENTIDO COMÚN

Porque yo también negaría la ciencia, si con eso obtuviera 1000+ comentarios en mi blog

Antagonismo de la acción-reacción aplicada al estrés laboral
La presión genera tensión.
Principio de Arquímedes del alcoholismo
Todo ebio consumido en un fluido experimenta un empuje vertical y hacia abajo igual que el nivel de alcohol de la botella desalojada.
Principio de incertidumbre de Heisenberg-deBroglie para prendas perdidas
Todo cuerpo con una razón de dualidad (calcetines, pendientes o zapatos viejos) posee ciertas características como posición y velocidad en el espacio que no pueden ser conocidas por el observador, y están regidas por la probabilidad.
Ley de cargas afectivas en un medio aislado
Los iguales se atraen.
Negación de la teoría del número, aplicada a las amistades
Menos equivale a más.
Ley económica-probabilística de los estilos en boga potenciales
La moda se define como la prenda que mayor potencial de compra posee y menor frecuencia de uso obtiene en una serie de personas, hasta que todos la compran; en ese caso deja de ser moda.
Ley de gravitación universal de los precios
Lo que sube, sube.
Primera ley de la termodinámica aplicada al clima laboral
En un sistema de mentes cerradas, no importa el trabajo que se realice sobre el mismo, el sistema se mantiene invariable.
Ley de conservación de la masa de grafito
Un lápiz nunca se acaba, y en todo caso, se pierde antes de acabarse.
[EDICIÓN TOTALMENTE INNECESARIA, Y DE LA QUE ME VOY A ARREPENTIR]
En relación a la gente (ciertas científicas, con complejo de Tomás el incrédulo) que ha comentado sobre cómo han logrado acabarse un lápiz y de la falsa veracidad de mi ley, pues tendré que adentrar en la... ¡RELATIVIDAD! ¡Mwahaha!
La relatividad afirma que la masa se mantiene constante, siempre y cuando no se use para realizar un verdadero trabajo. Con una condición tan restrictiva, supuse que no necesitaría aplicar semejante ley, pero acá les va:

Ley Sofisma de la equivalencia masa-escritura
E = mc²
Donde:
E = lo que se ha escrito
c = constante del costo del lápiz
m = masa del grafito dentro del lápiz
Existe una equivalencia entre masa de grafito y lo que se ha escrito, pero eso sólo se aplica en condiciones en casos en los cuales la constante c aplica, esto es, cuando no te han regalado ni te encontraste el lápiz, sino cuando te tocó comprarlo. Por eso es que sucede más a menudo con lápices de Hello Kitty, Pochacco, etc.

Ley de Ohm del spam electrónico
La cantidad de correos publicitarios y cadenas spam que fluyen hacia un buzón de correo electrónico es directamente proporcional a la diferencia de potencial cognoscitivo-cultural entre remitente y destinatario, e inversamente proporcional al odio que se les tenga a tales correos.

13.6.07

¿Terremoto?

Ahora estaba sentado, enviciado en el internet, cuando sucedió. Claro, yo ni siquiera le presté atención, no quité el seguro de la puerta, no me levanté de mi silla. Sin embargo, para mucha otra gente, es un nuevo tema de conversación. A mí me trae malos recuerdos. La incertidumbre y presión de vivir algo así no es una situación agradable para nadie, sin embargo nadie se preocupa mucho por eso... ahora.

Claro, si fuera una situación bastante poco común, entonces todos lo comentarían. Los noticieros lo transmitirían, la gente entraría en verdadero pánico, pero este no es el caso. Muchas veces tiembla mientras estoy en clase, y la gente no se levanta de sus asientos, la gente no se preocupa.

¿Será que la gente se acomoda a una situación que les molesta? Es algo parecido a no notar un ruido molesto hasta que alguien lo comenta. Todos, después de un tiempo, nos acostumbramos al riesgo, al dolor, al sufrimiento. Creo que es bueno, hasta cierto punto, no vivir en esa etapa de alerta que nos mantiene sin descanso. Creo que la vida está llena de situaciones de este tipo, en las que el peligro es inminente; sin embargo parecemos no preocuparnos de ello.

Siendo así ocurren dos situaciones: la primera es que no nos importen las consecuencias del riesgo, y que nos relajemos pensando en nuestra vida. Claro, eso sucede hasta que lo peor llega a suceder, y nos podemos lamentar por ello. La segunda es que seamos precavidos y esforzarnos al máximo por eliminar los peligros, rechazar la vida por tratar de vivirla.

Claro, la opción más certera sería buscar el equilibrio entre ambos casos, en el que vivamos nuestra vida aceptando las condiciones de riesgo pero tratando de vivir de forma normal y sobrellevarlo. La pregunta es: ¿Dónde se encuentra ese punto de equilibrio? Obviamente no se encuentra, estando tranquilo en una ciudad conocida como la "Ciudad de las hamacas", en edificios que NO son a prueba de sismos, y viviendo como si nada. Estamos locos, definitivamente.

6.6.07

El gatito feo

Saben, yo soy un fanático de los gatos, y una cosa que los fanáticos de los gatos decimos es:
No existe tal cosa como un gato feo. Todos son bonitos, y graciosos, y...
¿Pero saben? Encontré la excepción a la regla cuando conocí a Ron. Mi mamá trajo a casa al gato más feo del mundo. xD No es para tanto, pero en realidad el desgraciado es horrible. Imagínense un gato que parece murciélago. Delgado, huesudo y... ¡muy feo! Realmente pensar en la gracia de un gato no se aplica a él. Al principio lo veía y le decía a mi mamá:
"¿Cómo se te ocurrió traer semejante criatura?"
a lo que ella me respondía:
"De no haber traído ese gato, lo hubieran puesto a dormir. Pobre, se merece una vida justa".
¿Saben algo? Cualquiera mataría un gato tan feo, créanmelo. xD Sin embargo ahora, al pasar del tiempo, nos llevamos súper bien. Se relaciona de maravilla con mis otras gatas (las otras son siamesas), incluso se ha ganado cierto respeto, a pesar de todo. Ahora me puse a pensar sobre lo que sería este gato si viviera en un mundo humano, mientras observaba la interacción entre Ron, el feo, con las otras gatas, en un espacio confinado. Una persona, en términos de coolness, es alguien que de forma incomprensible, puede imponer, seguir o romper tendencias, pero sea como sea, es una persona con características admiradas por las demás personas. Muchos pueden nacer como cool innatos, mientras que otros no (miren al gato feo, por ejemplo). Así como las personas deciden si una persona es atractiva o no (en un séptimo de segundo, como parte de una primera impresión), los gatos pueden establecer frente a otros su calidad de macho alfa, uno más del grupo, o un rechazado desde que nacen, debido a lo que la naturaleza les da. Pero saben, la percepción no solamente tiene que ver con lo que uno tiene al nacer, sino con lo que se hace al crecer y desarrollarse. Mi gato, por ejemplo, ha logrado un carácter bastante manso, y a pesar de sus arranques de hiperactividad, es bastante inteligente e independiente. Se ha ganado el cariño por parte de toda la familia, y se defiende bastante bien, a pesar de ser un gato muy pequeño.

Características aparte de las naturales, tales como atractivo, temperamento y capacidad intelectual, son importantes para lograr ser alguien cool. Pero lo importante no es el pensar si "soy o no soy cool ahora", porque en este mundo, la opinión de los demás es cambiante y nos presiona a volvernos parte de la colectividad. En realidad, todo nuestro esfuerzo debe estar enfocado a sobresalir en términos de las características en las cuales podemos tomar control: apariencia, carácter y conocimientos, por tanto, todos tenemos una oportunidad para llegar a ser admirados por otros.

Ahora, yo pienso en dividir a los cool en dos grupos: los auténticos y los impostores. Aunque muchos piensan de forma dogmática que una persona es cool cuando "no le importa si lo es o no", yo no lo veo así. Verán, un individuo se relaciona de cierta manera con los demás individuos del ambiente, y se interactúan percepciones sobre las características para el éxito, las cuales son muy tomadas en cuenta por cualquier individuo cool, sea quien sea. Ahora, el ser cool es una percepción relativa a los estándares, y todas las personas cool buscan relacionarse de forma positiva respecto a tales estándares, por lo que una persona cool siempre busca conocer lo que los demás piensen, sea por la razón que sea. Un ejemplo: los estilos underground. Me gusta pensar en que existen personas que se alejan de lo que es pop, y buscan un estilo alternativo para distinguirse de él. El problema es cuando todos buscan el mismo estilo alternativo de distinción. Se forman dos grupos a la vista: los populares y los underground. Pero yo veo dos tipos: los auténticos y los imitadores. Los auténticos no son necesariamente los que imponen, sino los que buscan identificarse con un estilo porque realmente les gusta, sin importar que a muchas personas también, ya sea lo popular o lo underground. Los imitadores se pueden dividir en los que hacen algo porque todos lo hacen, o los que buscan diferenciarse para ser reconocidos por otros. Un ejemplo gracioso es la gente que escucha música oscura, pero se enoja cuando toda la demás gente comienza a escuchar la misma música oscura. Tonto, ¿no creen?

Por tanto, un auténtico y un imitador, en teoría, no podrían ser distinguidos entre sí, excepto porque un auténtico es un individuo que se realiza como persona, siendo él mismo. Una persona cool auténtica es, por tanto, capaz de demostrar su calidad de cool por medio de la impresión que da a otros. Un imitador, en cambio, debe demostrarse a sí mismo (y a los demás) que lo es. He allí cómo es que somos capaces de distinguir a alguien cool de alguien que símplemente no lo es. A pesar de todo, se requiere más y más experiencia para reconocer a imitadores muy buenos y convincentes, pero al final de todo, probablemente un cool auténtico nunca deja de serlo. Por eso es que le veo un futuro brillante a Ron, mi gato feo.



William @ sykes ext. 3906 dice:
the coolest person is the one that lives just the present time not caring what the rest thinks they are natural born leaders and they set trends instead of following them

Gracias Billy. Sin embargo, aunque los líderes nacen como tales, no hay razón por la que alguien no pueda volverse uno. Los líderes se ganan el derecho a serlo.