12.3.07

Poker face: ¿Hasta cuándo mantener tu bluff?

Ahora me puse a pensar en que tengo ratos desde que no juego Texas Hold'em. No hay nada como apostar tu dinero, y es mucho más especial cuando jugás un heads up: uno a uno. Lo interesante de jugar una partida de heads up es que matemáticamente (según las leyes probabilísticas de eventos aleatorios independientes), las probabilidades para ambos jugadores terminan siendo las mismas, y la partida se reduce a dos cosas: la cantidad de fichas, y la habilidad para engañar al contrario. Es muy obvio que la primera dependerá de la segunda. Por tanto, siempre me gusta pensar en el póker como un juego de dos mentes que luchan en un nivel psicológico.

Los jugadores expertos, se llaman expertos no sólamente por su conocimiento sobre probabilidades en las partidas, ya que con esos son datos que pueden ser fácilmente aprendidos por jugadores novatos si ellos se esfuerzan lo suficiente; en cambio, la habilidad más difícil de conseguir, es la de leer el lenguaje corporal de su contrario. No me extraña, que los mejores jugadores del mundo son maestros de NLP (programación neuro lingüística esto es, aprovecharse de tu subconsciente para jugar con tu mente xD) con lo que logran leer tus pensamientos por medio de tus movimientos voluntarios, e involuntarios. Son maestros para leer mentirosos. A la vez, ellos mismos son maestros en la mentira y el engaño, y son personas que mantienen su cara de bluff para hacerte pensar lo que ellos desean que vos pensés. Y no sólo ellos, pues los jugadores de ajedrez, boxeo y artes marciales, entre otros, comprenden la necesidad de mostrar sus fortalezas (y fingir ser incluso más fuertes) para asustar a sus rivales. Una gran cosa, ¿verdad?

Cuando estamos frente a una toma de decisiones, muchas veces la mejor escapatoria es utilizar una máscara para esconder nuestras verdaderas emociones, y mostrarnos fuertes. Es algo normal en animales menos inteligentes, mostrarse agresivos cuando están acorralados, y nosotros lo sabemos. Comprendemos que el modo correcto de mostrarnos ante nuestro contrincante, es escondiendo todas nuestras emociones, o mostrándole mucha seguridad. Si somos buenos, seremos capaces de confundirlos, con lo cual podríamos hacer que den un paso en falso, y ganar la mano jugada. Pero eso es sencillo de saber, claro. Todos sabemos el modo correcto de apostar ahora, pero un paso importante dentro de este juego, es lo que hace que muchos caigan después de la primer batalla:

¿Hasta cuándo se debe mantener la actitud de bluff?

Pues sí, los maestros de artes marciales saben eso, y también los jugadores de póker. Después de una partida, a pesar que hayás jugado y vencido con la actitud correcta, tenés que saber que tu contrincante puede aprender a leer tu cara de mentira. La moraleja en este post, la resumo así:
Un mismo truco no puede funcionar dos veces con un buen contrincante. El truco es, entonces, adelantarte a vos mismo. Nunca seas predecible.
Sucede que mi post resultó tan largo, que lo dividí en dos. No se preocupen, los postearé al revés para que no pierdan el órden de lectura.

No hay comentarios :