18.2.07

Cicatrizando

Cada día que posteo se vuelve más y más difícil venir con nuevas ideas. Creo que tiene que ver con el hecho de que mañana empiezo clases de nuevo, y entro a las 6:20. Me he pasado esta semana durmiendo y haciendo lo que sea para mantenerme entretenido, excepto bloggear. Debo mantenerme constante, pues no espero que mis ideas se terminen terminando algún día =S

Ahora, en mi búsqueda de mi iluminación para escribir algo nuevo, me fui a hacer skate. No es como que no tuviera nada qué contar, pero supongo que el proceso de creatividad tiene que ver mucho con procesar y procesar la información. En fín, algo curioso que descubrí, es que después de quizá 5 años de patinar, mis huesos se han vuelto bastante resistentes. Ahora me pegué con el filo de la tabla, justo en mi espinilla (si no sabés qué es la espinilla... lo traduzco: shin, scheenbeen xD ). En fín, noté algo bastante curioso: a pesar que me dolió, no fue como hace mucho tiempo, yo solía retorcerme con estos golpes. Piénsenlo: es una pieza de madera y me golpeo con el filo. Es como si fuera normal golpear la esquina de la silla o mesa con tu dedo meñique, ¡es un dolor terrible! Ahora fue suficiente hacer una mueca y parar por 10 segundos, para seguir en mi labor.

En fín, eso me trajo el recuerdo de lo que leí hace un tiempo sobre la estructura ósea. Los huesos que se mantienen bajo ciertos esfuerzos físicos, rompen su estructura y se renuevan constantemente, y cada vez que sucede, la estructura del hueso se vuelve más fuerte y rígida. Ese es el secreto detrás de la gente que quiebra tablas de madera, de los que practican artes marciales. El matar los nervios y volver sus huesos fuertes, es resultado de su entrenamiento golpeando cosas de forma repetitiva, y dejando un tiempo prudencial para que sus tejidos se regeneren. A medida que los huesos se vuelven más gruesos, se puede soportar cada vez más el esfuerzo de la actividad física, y cada vez son capaces de golpear más fuerte, o quebrar más tablas y más bloques de concreto.

Es bueno saber que no siempre en la vida las cosas duelen tanto como la primera vez. Cada vez que algo nos sucede, nos inmunizamos cada vez más. Siempre y cuando dejemos un tiempo prudencial para que las cosas se estabilicen, estaremos seguros que podremos volver a nuestra vida normal sin ninguna preocupación. Es un alivio. Existen momentos en los que uno siente que el mundo se viene encima, pero eso sólo sucede la primer vez, y cada vez se le presta menos importancia. Sin embargo eso es peligroso muchas veces, pues al llegar a mi casa noté que estaba sangrando.
Muchas veces es bueno pegarse uno mismo, para corroborar señales de vida
Y como dije, mañana entro a clases. Mientras más pasa el tiempo, todo se vuelve muy diferente. Lo importante es no volverse totalmente inmune. Es bueno sentir un reality check de vez en cuando.

3 comentarios :

Vwarlock dijo...

me pregunto si esto que has puesto puede ser aplicado a algo que me contaste el viernes de inscripción de materias que te sucedió...

pero dejando eso aparte, tenés razón cuando decis que a veces tenemos que pegarnos nosotros mismos, así podemos corroborar que aún somos capaces de sentir algo...

Rayen dijo...

Toda la razón, una vez escuché que es necesario para nosotros sentir dolor de vez en cuando, cómo estar concientes de que estamos vivos y bien, si no nos ocurre algo fuerte que nos cause dolor, que nos remueva de vez en cuando, cómo darnos cuenta de que somos felices si no nos pasa algo triste, cómo sabemos que vivimos algo bueno? no lo sabemos hasta que nos falta y atravesamos por algo malo, ahí extrañamos y estamos concientes de lo bueno, sirve para corroborarnos, para saber que seguimos ahí, y se aplica a cualquier área.
Muy muy cierto.
A mi me queda menos de un mes para entrar a clases, el ritmo de esta vida que avanza sin preguntarnos jajaja...
Saludos.

gabivelis dijo...

No estoy de acuerdo! Yo sé que estoy viva y no! no quiero que me duela nada! No, gracias!