28.12.06

La agenda

Después de tanto post antinavideño, creo que es hora de volver a la rutina. ¿La rutina? Pues descubrir cuál es mi rutina. Paradójico...

A principio de este año me hermana me dio una agenda para organizarme, una de esas agendas de adulto, con un gran 2006 en la portada fancy, con páginas bonitas, y por si no fuera poco, ¡un separador de cinta! A pesar de que tener una de esas agendas siempre fue un sueño de grandeza, nunca me sentí cómodo con la idea de organizarme, de llevar apuntes en órden, así que siendo bastante escéptico, me decidí a darle uso.

Durante todo el año le di un buen uso, la llevé a lugares y anoté números de teléfono, apuntes y recordatorios. En definitiva, la agenda fue un éxito completo. Pero ya al finalizar el año, me decido a darle una última hojeada a través de todos los apuntes, recordatorios de actividades que realicé, fechas de días y meses, algún comentario de catarsis emocional y uno que otro mensaje que alguien me dejó secretamente mientras no me di cuenta. Bastante nostálgico, porque me hizo darme cuenta que mi agenda genera la ilusión de que mi vida, desde un modo individual, es lineal respecto al tiempo. Leyendo las fechas, siendo optimista puedo ver todos mis logros, recuerdos emotivos y felices que no puedo leer sin tener una sonrisa en mi rostro, aunque también existen metas frustrados, ideas no finalizadas y citas no cumplidas, de momentos que no puedo volver atrás.

También es divertido notar la evolución de mis ideas, en un año ha habido de todo, y definitivamente me han dejado mucho más conocedor del mundo. En un año he cambiado mi vida y la vida de otros, he sido alabado y odiado, he ganado amigos y enemigos, y muchas de esas cosas de las que mi agenda ha sido testigo. A principio de año hablaba sobre planes, estaba lleno de tormentas de ideas, motivaciones y deseos de actuar; a mediados era la aplicación de la teoría y problemas durante el camino. Más adelante tengo fechas muy especial en las cuales todo hizo que valiera la pena tanto esfuerzo. Las moralejas de este año han sido excelentes, distintas a las de otros años. Sé que este año lo voy a recordar durante toda mi vida.

Sin embargo lo que más me ha dejado pensativo es ver todas las páginas que quedan en blanco, y es que no tiene sentido el pensar que existen fechas de mi vida sin ninguna referencia, que nunca serán recordadas, siento que hasta podría arrancarlas de mi agenda sin sentir que falta algo, y no es porque nada especial sucediera, sino porque posiblemente no me pareció como nada especial, o quizá fue muy privado como para escribirlo. Sea como sea, pueda que las páginas en blanco de nuestras vidas se van a acumular, y al momento de botar nuestra agenda vieja, vamos a desear escribir cosas en ellas, pero ya no tiene sentido. También están esas cosas escritas que al verlas, se viene a mi mente el deseo de tomar un gran marcador negro para borrarlas. Tal vez esa palabra que alguien enfatizó para ponerme una entrada, o talvez algún comentario del cual más adelante yo me arrepentí. Pero aunque pueda cambiar y editar lo que sea que puse en la agenda, yo sé que ya no tiene sentido, porque lo que fue escrito en algún momento vino a afectarme (ya sea positiva o negativamente) la vez que lo escribí o leí por primera vez. Ahora sólo tengo que recordar.

Lo que ya fue escrito no puede ser cambiado. Y lo que se dejó de escribir en una de esas páginas de mi agenda, resultó una página en blanco que será eso mismo: una hoja en blanco... para siempre. Aunque la vida esté llena de gente con marcadores negros listos para borrar los eventos pasados, lo mejor es tener la valentía de reconocer nuestras páginas desperdiciadas, recapitular las páginas que valen la pena, y pensar en comprar una nueva agenda. El próximo año voy a usar una más bonita. Ahora no me aparto de mi agenda, ¡es un éxito!

3 comentarios :

Isidora dijo...

Prefiero las agendas más infantiles, la de adultos son muy aburridas y monótonas.

Saludos!

Snipe dijo...

xD A mí me gusta leer las agendas de Artilugia de mis amigas... y las de Precious Moments, lol

Las agendas de adultos no tienen stickers, así que te doy créditos con las infantiles =P

Anónimo dijo...

pero ke asko os tengo a todos