22.11.06

Decisiones

La semana pasada fui a comprar zapatos. Surgió de la nada, y ya que mi dinero se multiplicaba sin razón aparente, decidí gastarlo. Fuimos con mi hermano, y entramos a la tienda. No veía zapatos que me gustaran, aunque entonces tuve un flashback:

Estaba el día anterior con una amiga en la universidad, y alguien se despidió de mí. Entonces ví sus zapatos y dije: Ese estilo de zapatos debo tener. Siempre he sido así, que cuando algo quiero, ya no puedo ver nada más. Así que busqué desesperadamente un par de zapatos negros, hasta que los encontré, y era el único par en la tienda. Talla... 13 O.o

Al probármelos me quedaban un poco flojos, pero se veían excelentes. No podía verse mejor, y realmente me recordó lo que alguna amiga (sí, alguna, pudo ser cualquier persona xD) me había dicho sobre comprar cosas: que si algo no le queda a uno bien, pero si uno está feliz con eso, no importa lo demás. Si uno compra algo que le quede sea perfecto para uno pero no se está convencido, no tiene sentido. Realmente eso me ha dejado en duda...

Toda nuestra vida depende de nuestras decisiones, unas más complicadas, unas más dolorosas que otras. Es difícil escoger lo que es bueno para nosotros, lo que es malo, pero además está lo que realmente queremos, sea o no sea bueno para nosotros. Entonces,

¿Es válido actuar y decidir basado en sentimientos?
¿Es válido actuar por lógica?
¿Cuál es el mejor modus operandi?

Porque verán que he llegado a la conclusión de que muchas veces tomamos decisiones que nos tienen contentos, pero a la larga... no debería ser así. Por ejemplo mis zapatos, realmente los compré porque quería un buen estilo para andar bien vestido, pero si no son cómodos, ¿Realmente vale la pena que la gente diga "Buenos shoes" si ando caminando incómodo? ¿Cuál es la verdadera razón por la cual compré esos zapatos? Es el momento en el que me doy cuenta que actué por "sentimientos" y no por razón, y mientras actúe en afán de "verme bien" o de que los demás me vean bien, realmente sólo me estoy preocupando por la apariencia exterior, mientras en el interior pueda que mis pies estén incómodos. Creo que es la actitud de la gente "vacía" y "superficial" que busca tomar decisiones según la necesidad que la sociedad y sus amigos le dicten, o bueno, por satisfacerse a sí misma pero sin priorizar lo que realmente es importante, a menos que la comodidad no sea un factor determinante para un zapato, ¡qué sé yo!

El otro extremo lo suelo tener también, cuando tengo el dinero y voy a 5 centros comerciales distintos para ver zapatos, y nunca encunetro los zapatos perfectos, porque uno es muy colorido, uno lo tienen pero no es el estilo que quería, el otro es justo el que quiero pero no me quedan perfectos, o símplemente son excelentes pero "no es lo que estoy buscando". ¿Qué tiene de malo esto? Porque, después de todo, tiene lógica, no estoy negando algo sin razón aparente. Pero realmente, la racionalización TAMBIÉN es un mecanismo de defensa, y es que si después nos damos cuenta que la decisión fue incorrecta, ¿seremos capaces de admitir que hemos cometido un error?

Y es que en ambos casos sabemos que podemos cometer errores, que nuestros zapatos al día siguiente no se van a ver tan blancos como pensamos, o símplemente no combinaban como lo imaginamos.

Los 'sentimentales' dirían: bueno, igual me gustan y no me importa si no me quedan bien.
Los 'racionales'... bueno, los racionales tristemente saben que la decisión fue mal tomada, y al ser difícil admitir un error, preferimos evitar tomar la decisión. Porque, he visto gente que evita las decisiones, al ser racionales, por miedo al fracaso. Pero lo importante es que el fracaso podría estar en cualquier parte, y suceder en cualquier instante. Nosotros no sabemos a ciencia cierta lo que sucederá en el futuro...

Y realmente no hay mayor gusto que cometer un error y admitirlo, y aparte de ello, estar satisfecho de ello. Es tomar la mejor decisión y saber que allá afuera debe haber un par de zapatos que aunque yo no me haya dado cuenta, me quedarían perfectos. Aunque bueno, por suerte ya me acostumbré a los shoes, y no me quedaban tan grandes después de todo. Suerte. Pero pude haber cometido el error con algún par que después hubiera tenido que regalar, y hubiera sido una lástima, pero es más triste pensar que tal vez a un par de zapatos que me quedaban perfectos, no le presté atención y perdí la oportunidad, por estar buscando zapatos negros...

2 comentarios :

Päblo dijo...

A mi me gustan los zapatos que me comoden y que se vean bien, y bq a la vez no los tengan mucha gente xD. Pero no podria elegir unos q se vean bien pero me incomoden. Y bue, esa analogia se aplica al resto de mis decisiones.
saludos.!

Snipe dijo...

LOL imaginate que los comprés y a la semana te diste cuenta que TODOS tus amigos compraron zapatos casi iguales xD. Entonces se aplica igual: si es por sentimiento, entonces no te importa mucho, te gustan... pero si es por lógica, tendrías que lidiar con el hecho de reconocer que tenés un gusto bastante común. Ese es el twist del asunto.