1.10.19

Enfoque

No es difícil enamorarse de una buena idea; no es difícil tampoco enamorarse de cientos de ellas. Especialmente en nuestra era en la que no solamente vienen a nosotros de nuestra interacción con otros sino que vienen a nuestro encuentro en grupo, o una tras otra. Como cuando se está en un museo grande y sabemos que el día se acabará sin que podamos verlas todas.

No es malo, eso. Esa ejercicio de verlo todo, lo más rápido posible, ayuda  encontrar los límites de las ideas y expresiones. Pero muchas veces, vale la pena concentrarse en una sola cosa. Es sentarse y dejarse llevar hasta donde la idea nos tome. Podría ser como ir a un lugar desconocido y dejar que nos guíen. Otras veces, es como caminar por lugares cotidianos y enseñárselos a alguien nuevo. Otras veces, es ambos a la vez.

Lo mejor no siempre es aceptar todas las a la vez, sino explorar todo a la vez a través de una sola.

27.9.19

Monocromo

Es chistoso escribir sobre esto, pero una de las mejores técnicas que he descubrí últimamente para mejorar mi productividad fue la de eliminar el color de mi monitor. Esta herramienta, que hace ver mi pantalla como salida de los años sesenta, aparentemente me ayuda a eliminar las distracciones que las aplicaciones y páginas web me generan.Quién diría que ver las cosas en blanco y negro ayudan a enfocarnos mejor en lo que debemos hacer. No obstante, debe haber una lógica detrás de intentar ver el mundo a colores de vez en cuando.

Eso me lleva a otra idea que se vino a mi cabeza al escribir lo anterior, aunque quizá no esté tan relacionada: la capacidad de no emocionarse demasiado es una bendición. Ayuda a no gastar dinero, no creerle a la gente antes de tiempo, y a escoger sin prisa. ¿Cómo funciona? Viendo la vida en blanco y negro. Igual que con el monitor, se debería poder desactivar cuando sea necesario.

El color no lo es todo.

22.9.19

Solipsismo

Escribir solía ser algo relativamente más sencillo para mí. Solía escribir a diario y las ideas fluían. Pero bueno, seamos sinceros: no todo lo que ponía era bueno. Igual, las ideas venían y eso de repente dejó de funcionar por alguna razón.

Creo que el objetivo de la Esnipedia nunca fue la calidad y a falta de una comunidad de blogueros que me lo recordara (¡oigan, muchos de sus posts eran feos también e igual los leía!), comencé a bloquearme. Eso del bloqueo es tonto porque uno piensa que deja de tener ideas, aunque de repente voy en la calle y tengo una de esas ideas que me hacen pensar: "¡Esto debería ir en mi blog!". La cosa es que nunca pasaba.

Hace un par de días estuve leyendo sobre eso de escribir, y qué chistoso volver a interiorizar la idea de que el mejor modo de escribir, es escribir. Ya, puro escribir sin dejarse detener por la falta de ideas. Y esto sucede: no he podido dejar de escribir. Estoy escribiendo tanto para cosas de mi trabajo, pero mi mente no dejaba de trabajar al punto que tuve que venirme a acá. Estoy escupiendo ideas y me asusta. ¿Qué voy a hacer si no puedo dejar de escribir?

Ojalá me mantenga motivado de por vida, porque extraño esta idea de poder escribir.

También extraño el hecho de que haya gente que me lea, pero no es como que eso me va a detener.

1.3.19

Anticonformista

Ahora en la mañana leía este artículo sobre el efecto hípster con ideas de un matemático, y no deja de recordarme a este post que publiqué hace unos años.

De forma irónica, los que pensamos diferente sobre los que pensando diferente terminan pensando igual, terminamos pensando igual. O algo así.

28.2.19

Vida en n jugadas

Una de las cosas más bonitas que he aprendido del ajedrez es a pensar en las consecuencias de nuestras acciones, dentro de dos o tres jugadas. Muchas veces podemos reconocer esos patrones y usarlos a nuestra conveniencia. También nos ayuda a saber que muchas veces no hay ninguna combinación de acciones que nos lleve a ganar, y eso es liberador porque al menos tenemos el poder de conocer el resultado final de algunas partidas.

Pero por último, ahora leí una interesante en Reddit: "una mala jugada inicial no nos obliga a seguir jugando mal", y me encantó porque me identifico con ella, especialmente por la cantidad de malas jugadas y partidas que he tenido a lo largo de mi vida. No todas mis partidas han resultado en derrota, y muchas veces han comenzado con una mala jugada. Así las cosas.

11.2.19

Pregunta

¿Qué respondés cuando no tenés nada bueno que responder?

2.1.19

Prudencia

A veces no es necesario correr a lo loco para ganar. Una persona que me influenció mucho me enseñó sobre algún ajedrecista que se sentaba sobre sus manos para evitar hacer movimientos de forma impulsiva. Quizá muchas veces esa es una filosofía extrema de vida, pero a la larga no hay nada más extremo que dejar correr el reloj para buscar el movimiento correcto.

5.12.18

Para más tarde

A veces, leerlo sin haber sentido
Es echarte monedas a la bolsa
Esperando hallar algo por el camino;
Muchas veces es parte del destino
Tener una experiencia dolorosa
Donde se siente justo como lo has leído.

17.10.18

Journey Haiku

Who might be away,
You or me, it is not that clear
Since the world shifts.

6.9.18

Pesimista

Una de mis consignas personales es la de  ser un pesimista productivo; es decir, ese que piensa en todo lo que puede fallar. Es un acompañamiento perfecto a un proyecto, porque permite prever y mitigar a tiempo.

El único punto en contra a esto es que quien es pesimista, ve sus predicciones hacerse realidad. A veces eso es agrio e intenso, como ahora comprobé.